Una mujer maravillosa, una madre maravillosa

Este es otro escrito especial, en honor a otra mujer maravillosa en mi vida. Debido al Día de las Madres, que se celebra en los Estados Unidos en mayo, estoy seleccionando a mi tía Carmen Nydia Alvarado, quien ya no está con nosotros. Tengo muchas mujeres increíbles en mi vida, mujeres que nos han dado excelentes ejemplos de fortaleza y valor, al mismo tiempo que se enfrentan a problemas del diario vivir. Mujeres que nos han enseñado que podemos hacer cualquier cosa. Mi tití Nydia fue una de ellas.

Fui la primera nieta de la familia Alvarado, así que me pusieron su nombre. Mi nombre es Nydia Raquel, que honra a mi tía Nydia y a mi madre Raquel. También tuve el honor de ser su ahijada. Desafortunadamente, nunca pude preguntar por qué se llamaba Nydia. No hay otra Nydia en la familia (todavía).

Mi tití Nydia ya no está con nosotros. Ella era la única hija de la familia Alvarado, ella era la única hermana de mi papá. Mi abuela tuvo dos hijos (uno de ellos mi papá) y una niña. Cuando tenía unos dos años, su padre, mi abuelo, se mudó a Nueva York. Luego se casó con otras dos damas. Tuvo 4 hijos más. Todos crecieron en Nueva York. Ella tuvo la oportunidad de visitarlos y creó un vínculo especial con todos sus hermanos.

Mi abuelo Alvarado con sus hijos.
Foto de album familiar

Al crecer, compartió el hogar con su madre, sus hermanos, su abuela y su tío. Mi papá y mi tío siempre estaban pendiente de ella, incluso cuando eran adultos. Crearon un vínculo tal, que todavía de adultos la visitaban para ver cómo estaba. Fue un maravilloso ejemplo para nosotros, ver cómo mi papá todavía se preocupaba por su hermana. Y así es como nos acercamos tanto a ella como a sus hijos.

Ella tenía grandes amigos en el vecindario, y todos tienen historias maravillosas de lo amigable y fácil que era llevarse con ella. Ella se enamoró de un chico que no era del vecindario, pero que vino a visitar a sus familiares. Resultó ser de apellido Alvarado, pero no relacionado con ella. Créeme, revisaron hasta comprobarlo. El seguía regresando a visitar. Comenzaron a escribir cartas entre sí. Sí, ella guardó todas esas cartas. Sí, ellos se casaron.

Uno de los primos de su marido les dijo que los nombres que comienzan con la letra A fuera por ángeles. Así que decidió nombrar a todos sus hijos con nombres con la letra A: Auranyd, Alex, Adán, Adriana y Amnerys. Sus hijos decidieron continuar la tradición y nombraron a todos sus nietos con la letra A: Andrea Leilani, Alejandro, Alan Ray, Ariana Liliani, Andrés Gustavo, Abdiel, Anahara del Carmen, Juan Carlos Aurelio, Ángel, Axel, Abigail, Alix Amelia, y Alexei Amalio. Ella era la madre dedicada de cinco, y la abuela de trece.

Ella era amorosa, cariñosa y dulce. Era estricta no sólo con sus hijos, sino con todos sus sobrinos. Pero también lo eran mi mamá y mis abuelas. Ella siempre tuvo palabras de aliento y siempre quiso saber cómo nos estaba yendo. Ella era una gran narradora de historias, al igual que mi papá, al igual que mi abuelo (supongo que eso es un rasgo de Alvarado).

Hermosa Carmen Nydia Alvarado
Foto de album familiar

Ella preparaba un café increíblemente delicioso. Un recuerdo que siempre tengo en mi corazón, y todos lo tenemos, era cuando nuestro auto se acercaba para visitar, y ella comenzaba a calentar el agua. Cuando entrábamos en la casa, siempre olía a café recién hecho. Siempre. Sé que sus hijos siguen esa tradición. Así es como nosotros, ya como adultos, ahora disfrutamos de nuestra taza de café cuando nos reunimos. Porque siempre es un buen recuerdo para nosotros.

Los hermanos Alvarado-Alvarado
Foto cortesía de Amnerys Alvarado

Ella tuvo cinco hijos, que ahora son cinco adultos con sus propios hijos. Quiero hablarles de ellos, porque estoy muy orgullosa de ellos y les doy mi apoyo a mis queridos primos. Les había pedido a cada uno de ellos que compartieran un recuerdo de su Mamá Nydia, y les pregunté qué dirían o compartirían con ella si pudieran.

Comencé con Amnerys, la quinta y la hija más joven, sobre quien escribí recientemente en una publicación. Ella vive en Puerto Rico. Ella tenía 15 años cuando su madre falleció. Decidió unirse al ejército y se convirtió en la única mujer soldado de nuestra familia. Luego completó su Bachillerato en Justicia Criminal, y ha seguido estudiando Derecho, que terminará en 2020. Tiene una hija, Anahara, que sé que Amnerys desearía que su mamá conociera, porque es una niña muy linda e inteligente.

El nombre completo de Amnerys es Amnerys del Carmen, ya que su mamá dedicó su embarazo a “la Virgen del Carmen”, orando por un parto seguro y un bebé saludable. Amnerys llamó a su hija Anahara del Carmen, en honor a su mamá Carmen Nydia. Un recuerdo que Amnerys quería compartir era que siempre recuerda cómo su madre se dedicaba a ellos. Ella siempre les servía, o los revisaba a todos, desde el momento en que se levantaba hasta el momento en que se acostaba. Lo que más amaba Amnerys era el sonido de la risa de su madre.

Adriana es la cuarta hija, segunda niña, y también vive en Puerto Rico. Al igual que su Mamá Nydia, es una madre que se queda en casa y tiene tres hijos. Ella es la que más se parece a su mamá. Por supuesto, también deseaba que su mamá hubiera conocido a sus tres hijos y tuviera la oportunidad de verlos crecer y convertirse en los increíbles jóvenes que son. Ellos habrían amado a su abuela, y estoy segura de que ella los habría amado mucho. Ella tuvo la oportunidad de disfrutar de su primer nieto, Alejandro. Pero no conoció a Alan y Andrés.

Adriana extraña poder contarle a su mamá sobre sus hijos. Ella también extraña su dedicación a todos ellos, incluyendo su comida. Su arroz con pollo era la comida favorita de Adriana (la mía también). Y, por supuesto, ella extraña su café y esos momentos que compartían juntas.

Adán es el tercer hijo, segundo niño. Vive en Georgia. Completó su Bachillerato en Contabilidad, después de que su mamá falleció. Él es el padre de 4, tres niños y una niña. De esos cuatro, él es el orgulloso padre de trillizos, ¡primero en la familia! Desafortunadamente, Mamá Nydia no los conoció. Ella habría estado tan emocionada, como todos lo estamos. Abdiel es el mayor, luego Angel, Abigail y Axel, los trillizos.

Un recuerdo que Adán quiso compartir conmigo es el siguiente: “Recordé un día que Alex y yo fuimos con nuestro padre a cortar madera en el vecindario de Limón en Villalba. Comenzó a llover fuerte y estuvimos allí tanto tiempo que tuvimos que salir completamente mojados. Cuando llegamos a casa, Mamá nos recibió con café con leche, pero también hizo panqueques para nosotros. Comí muchos, tantos que me dolía el estómago. Por supuesto, ella me cuidó”.

Alex es el segundo hijo, primer niño. Su madre pudo verlo convertirse en ingeniero eléctrico. También completó una Maestría en Ingeniería Eléctrica después de que su mamá falleció. Ella pudo disfrutar verlo convertirse en el padre de dos niñas encantadoras, Andrea Leilani y Ariana Liliani. Pero no llegó a conocer a su tercera hija, Alix Amelia, que se parece mucho a su abuela Nydia, y a su único hijo, el nieto más pequeño, Alexei Amalio.

Otra cosa que su Mamá Nydia no pudo disfrutar es que este asombroso hombre se ha convertido en un campeón nacional de levantamiento de pesas, con varios récords personales representando a Puerto Rico. Es entrenador de otros interesados en el levantamiento de pesas, y también se convirtió en árbitro oficial de la Federación Internacional de Levantamiento de Pesas.

Un recuerdo que Alex quería compartir conmigo es el siguiente: “Mi querida prima Nydia me pidió que escribiera sobre Mamá, y ella me advirtió que iba a llorar de cualquier manera. Por eso decidí compartir una anécdota divertida en lugar de una que nos haría sentir tristes. Mamá era muy sabia y ella era una santa, teniendo en cuenta lo bien que siempre nos trató a nosotros y a todos los demás. Siempre tuvo excelentes respuestas a mis preguntas. Recuerdo algo curioso: solía tener apodos para todos. Ella solía llamarme Alejo, y cuando crecía no me gustaba mucho. Intento evitar hacer eso a mis hijos, no porque tener apodos sea malo, sino por los momentos de vergüenza que eso muchas veces causa. Cuando yo tenía cuatro años, siempre estábamos pendiente a la correspondencia. Ella solía llamar al cartero “cartucho”. Decía “veamos qué trajo el cartucho”,”¿ya ha llegado el cartucho?”. Una vez estábamos en el pueblo, y vi al cartero que pasaba. Sin pensar si era buena o mala idea, anuncié en voz alta “Mamá ¡ahí está el cartucho!” Ella quería callarme y me decía que guardara silencio, pero yo le decía en voz alta “pero Mamá mira, es el cartucho!”

Por último está mi prima Auranyd, que es la primera hija, la primera niña. Su nombre es una combinación de los nombres de su padre y su madre: Au-símbolo químico para el oro, Ra-for Ramón, y Nyd-for Nydia. “El oro de Ramón y Nydia”. Ella es la madre de un niño, a quien eligió nombrar Juan Carlos Aurelio, en honor a su padre, al padre de su hijo, y también a la tradición de tener el nombre A agregado.

Ella vive en Louisiana con su hijo. Ella es una blogger “Una Boricua en Louisiana” (sigue a @UBELouisiana en Twitter, Facebook e Instagram). Ella completó su Bachillerato en Sistemas de Información después de que su mamá falleció. También completó una Maestría en Recursos Humanos. Ella, como sus hermanas, extrañó tener a su mamá durante el embarazo y el nacimiento de su hijo. Ella se dio cuenta de cuánto luchaba su madre por mantener a la familia y a sus hijos sintiéndose amados y bien cuidados. Sé que ella está agradecida por el tiempo que compartieron.

Un recuerdo que quería compartir es el siguiente: “Me encantaba preguntarle a Mamá cómo conoció a Papá. Ella me dijo que había una fiesta al lado de su casa. Así que este hombre, mi papá, la vio y fue a su casa para preguntar dónde era la fiesta. Ella señaló a la otra casa. Nuestra abuela se dio cuenta de esto y le dijo: “Prepárate, si quieres ir a la fiesta”. Toda la noche disfrutó bailando con sus amigos. Mi papá era uno de los músicos. En el momento en que la vio sola, volvió a preguntarle si vivía cerca. Ella pensó “él me vio antes en mi casa”. Respondió que sí y siguió bailando.”

Visitando Maryland. Foto cortesía de Auranyd Alvarado

Desde que mi tía falleció, sentí un conflicto en el esfuerzo por mantener vivo su nombre y su legado. Pero me di cuenta de que esto no depende sólo de mí. Estoy orgullosa de llevar su nombre. Pero solo necesitamos echar un vistazo a lo que sus hijos y nietos están haciendo para darse cuenta de que todavía está con nosotros. Ella estaría muy orgullosa de todos nosotros. Ella tenía mucho amor para dar. Mi tití Nydia ha dejado un legado tan hermoso, al ser una madre maravillosa, que es difícil medir el amor que le damos a nuestros hijos sin pensar en lo amorosa que ella siempre fue.

La extraño mucho. Sé que sus hijos la extrañan mucho más. Todos extrañamos sus formas de amarnos y cuidarnos. Extrañamos su deliciosa comida y café. Esta vez, mi tacita de café es en honor a mi maravillosa tití Nydia. ¡Feliz Día de las Madres! ¡Salud!

For English version https://fullofcoffee.blog/2019/05/11/a-wonderful-woman,-a-wonderful-mother/

7 thoughts on “Una mujer maravillosa, una madre maravillosa

  1. Siempre la recordaré, cada vez que paso por su casa, me la imagino parada frente a la ventana de la cocina, lista para poner a hacer su rico cafe. Igual que su madre nuestra auela Ata. Al llegar visita ponia a hacer cafe fresco.

    Liked by 2 people

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s