Hablemos sobre… mi amor por el café

Foto cortesía de
Arnaldo Hernández
Editada por NRA/AAA

Quiero hablarles de café, porque me encanta el café. Cuando decidí comenzar a escribir un blog, cuando estaba buscando ideas tratando de escoger un título, fue muy claro que quería incluir “café”. En lugar de lleno de amor, o lleno de recuerdos, se me ocurrió que quería usar “Full of Coffee” (“Lleno/llena de Café”). Mis “ayudantes” todos estuvieron de acuerdo. (Gracias a todos los amigos y familiares que me han estado ayudando y animando).

Si no te gusta el café, está bien. Espero que sigas leyendo. Quizás haya algo más que te guste tanto como a mí me gusta el café. Tal vez algo que te ayude a aferrarte a un sentimiento, a un recuerdo. Para mí, no se trata de las cafeterías de lujo o los sabores de lujo. Yo asocio el café con la calidez, la familia y los recuerdos.

En psicología, la necesidad del ser humano de conectarse con otros se llama apego. A medida que crecemos, formamos vínculos con nuestros cuidadores adultos. Esto nos ayuda a desarrollar un sentido de seguridad y nos ayuda a aprender a ganar confianza en nuestras propias habilidades para lidiar con diferentes problemas en la vida. (Teoría del apego: Mundo del Psicólogo, tomado de http://www.psychologistworld.com/developmental/attachment-theory.)

Como tampoco soy una experta en psicología, aunque tengo un bachillerato en Psicología, tal vez deje ese tema para otra publicación. No hablaré sobre los beneficios del café para la salud, ya que hay mucha información disponible en Internet y mucha controversia ya. Sé que es beneficioso para mi salud, tanto física como mental. Me ayuda a mantenerme concentrada y feliz.

En Puerto Rico, la gran mayoría de la población toma café. Es parte de nuestra cultura, de nuestras tradiciones. Algunas personas, como mi mamá, mis abuelas y mis tías, nos daban café cuando éramos niños. No le doy café a mis hijos, pero sé que a mi hijo menor le gusta. Él viene a mí y pide un pequeño sorbo. O viene y dice “tu café huele muy bien”.

No bebo una marca específica, pero sí prefiero las marcas hispanas. En realidad, yo tomo cualquier café, incluso de lugares de comida rápida y estaciones de servicio. Pero prefiero preparar mi propio café. Me gustan las pequeñas cafeterías o lugares de comida hispanos, donde ofrecen “café con leche”, un “cubanito” o un “cortadito”. Si no lo sabes, el “cubanito” y el “cortadito” son más fuertes que tu taza regular de café.

Tampoco compro los de lujo a menudo. Tal vez me compre un café de lujo cada dos meses, o incluso una vez al año. No sabía cómo pedir solo café. Finalmente me conformé con un “Tall Vanilla Latte” que se traduce en un pequeño café con leche y jarabe de vainilla.

Nora Ephron escribió la referencia perfecta al café en la película “You’ve Got Mail” (1998). Al comienzo de la película, vemos a Joe Fox (Tom Hanks) en una cafetería:

“El propósito de lugares como Starbucks es que las personas sin capacidad de toma de decisiones tomen seis decisiones sólo para comprar una taza de café. Cortos, altos, claros, oscuros, cafés, descafeinados, bajos en grasa, sin grasa, etc. Por lo tanto, las personas que no saben qué demonios están haciendo, o quiénes son en la tierra, por sólo $ 2.95, pueden obtener No sólo una taza de café, sino un sentido absolutamente definitivo del yo: alto. Descafeinado. Capuchino.”

Mi amor por el café lo relaciono con mi familia y mi crianza. Todos en mi familia cercana beben café. Cuando visitamos a algún pariente, no preguntan “¿quieres café?”. No, te dicen “aquí está tu taza de café”. (Me atrevería a suponer que esto sucede en cualquier hogar de familia puertorriqueña o hispana).

Recuerdo que mis dos abuelas cultivaban sus propios granos de café. Nos enviaban a los niños a recoger la fruta (llamada cereza), a secarla, pelar la piel del grano, a tostarla y a moler en harina. Fue el mejor café que he probado en mi vida. Era hecho con amor, y así es como lo guardamos en nuestros recuerdos. Lo sé, porque cada vez que los hermanos o primos tenemos una conversación sobre el café, ésta es una memoria mutua. Es un recuerdo feliz.

También llegué a la conclusión de que aprecio mi café, porque me recuerda a mi madre. Era una de las pocas cosas preciosas que tenía en común con ella. Su amor por el café. Mi mamá tomaba café unas 8 veces al día. No era una taza llena, pero alrededor de 4 onzas de café negro. Y sé que mis abuelas y mis tías también hicieron esto. Ya no bebo mucho café. Tomo una taza por la mañana, y si tengo visitas o me reúno con alguien alguna tarde, me tomo un café.

Cuando fui a la universidad, traté de dejar de tomar café. No funcionó. Tenía que tomarlo. Conocí a gente durante ese período que se convirtió en buenos amigos, porque nos encanta el café. ¿Cómo nos conocimos? Todos ibamos a la cafetería del campus para tomar nuestro café. Uno de esos amigos me dijo recientemente que, cuando toma su café, piensa en nosotros y en esos momentos. Creamos un vínculo con aquellos que compartimos gustos comunes.

Ahora, tengo algunas personas en mi vida que no les gusta el café. Así que tengo que encontrar puntos en común con ellos. Eso pasa. No a todos les van a gustar las mismas cosas que a tí. Así es como funciona la vida a veces. Aún así, mi vida tiene que ver con el café. No, no soy un experto. Pero soy una amante del café. Así que para este escrito, hice algunas investigaciones.

Encontré la mejor información sobre el café en la página de Internet de National Coffee Association of America http://ncausa.org (Asociación Nacional del Café de América). También busqué página de Internet de Puerto Rico National Coffee Roasters para obtener información sobre la historia y producción del café de dónde crecí, de dónde vengo https://puertoricocoffeeroasters.com.

Se pueden imaginar que ni siquiera sabía qué tipo de grano o tipo de tostado prefiero. Según la Asociación Nacional del Café (NCA, por sus siglas en inglés), los granos más populares en los Estados Unidos son Arábica y Robusta. El café se cultiva y produce en más de 50 países de todo el mundo (¡eso es un montón de amantes del café!). También aprendí que las condiciones ideales para que los cafetos prosperen se encuentran en la zona ecuatorial de todo el mundo llamada “The Bean Belt”. (Café alrededor del mundo, National Coffee Association of America, 2019).


Café: fruta, grano crudo, grano tostado
Fotos cortesía de National Coffee Association
of America

Lo que sí sabía es que Brasil es el mayor productor de café del mundo, seguido de Colombia. Colombia es el productor de café más conocido y es reconocido por su calidad y excelencia. Los colombianos se enorgullecen de su café, y se nota. Donde sea que estén, si tienen acceso al café colombiano, confíen en que es uno de los mejores del mundo.

Y, por supuesto, tengo que destacar la historia del café en mi Puerto Rico:

“El café fue llevado a Puerto Rico desde Martinica en 1736, y para fines del siglo XIX, la isla era el sexto exportador de café del mundo. Sin embargo, los grandes huracanes y la competencia de otros países productores de café obligaron a la isla a buscar otros medios para la supervivencia económica. Hoy en día, la industria del café está reviviendo con café cultivado cuidadosamente de variedades de Arábica de calidad, que se producen con los más altos estándares. Hay dos regiones de mayor crecimiento en la isla caribeña: Gran Lares en la región centro-sur y Yauco Selecto en el suroeste. Ambas regiones se caracterizan por el cuerpo y la acidez equilibrados de sus granos, así como por su sabroso aroma.”

tomado de Café alrededor del mundo, Asociación Nacional del Café (NCA).

Aprendí que los tipos de tostado más comunes son el liviano, el mediano, el oscuro medio y el oscuro. Como lo indica la NCA, porque el tostado es más oscuro no significa que tenga más cafeína. Sólo afecta el sabor. Yo prefiero el oscuro medio. Me gusta el sabor del café.


Diferentes métodos para preparar café
Fotos cortesía de Lavinia León,
Arnaldo Hernández, Auranyd Alvarado
Editadas por NRA/AAA

También hay una preferencia en los estilos de preparación. El más común es el método de “goteo”, en el que se vierte agua caliente sobre el café molido. Lo usamos con la mayoría de las cafeteras. En Puerto Rico, la cafetera “Greca” o “Moka” es muy popular. Se coloca en la estufa, tiene un compartimiento en la parte inferior para el agua, y un colador de metal para el café molido que va por encima del agua. A medida que el agua hierve, se mueve hacia arriba a través del colador hasta el compartimiento superior donde se recoge el café.

Los filtros de tela, o coladores, todavía se utilizan, como una tradición que pasamos de nuestros abuelos a la siguiente generación. Una forma de usarlo es poner el agua a hervir, agregar el café molido al agua caliente y luego colarla a través del paño. Otra forma es poner el café molido dentro del colador, luego vertir el agua caliente sobre él.

Otro método es la prensa “francesa”, que no requiere electricidad ni filtros de papel. La prensa tiene un recipiente y una tapa con un colador de metal, unida a un pistón. El café molido se coloca en el recipiente, se agrega el agua caliente y se deja reposar durante unos minutos. Luego, el pistón se empuja hacia abajo, para que filtre el café molido. El café está listo para ser servido. Este nunca lo he probado.

El siguiente método es la cafetera “espresso”. ¡Es el más utilizado en las cafeterías de lujo! Utilizan las máquinas de “espresso” para obtener un mejor sabor en menos tiempo. El espresso es un término que se originó en Italia. El proceso utiliza agua caliente que se presuriza a través del café molido, para producir un líquido concentrado y espeso de café. Me encanta el espresso.

Entonces, ya que hice esta investigación, aprendí un poco más sobre el café. Definitivamente, éste será un tema que revisaré y escribiré un poco más sobre él. El café es una bebida muy popular en todo el mundo, así que sé que hay muchos amantes del café que podrían relacionarse con mi historia sobre por qué les encanta el café.

Regreso a mis raíces, a mi familia, a mi madre. Sé que el café une a mi familia. Hay un sentimiento de calidez y seguridad al saber que todos disfrutamos esa taza de café, pensando en nuestros padres, abuelos, parientes y amigos. Cada vez que visito Puerto Rico, visito a mi titi Hilda, que hace el mejor café de toda nuestra familia. ¿Por qué?, porque me recuerda el café de mi madre y los buenos momentos que pasamos juntos, saboreando y compartiendo nuestro café.

Espero que hayan disfrutado y, al igual que yo, ahora siento que necesito tomar un café. Tiempo para mi tacita de café. ¡Salud!

For English version https://fullofcoffee.blog/2019/02/20/lets-talk-about-my-love-for-coffee/

4 thoughts on “Hablemos sobre… mi amor por el café

  1. Interesante el tema. A mi me encanta el café colado ala antigua con el colador de tela. Ya hace un mes que no tomo café por una condición estomacal que tengo. Mi favorito el café negro. Pero tan pronto me recupere volveré a tomarlo.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s